emoCreativos

¿Cómo orientar a los niños hacia un APRENDIZAJE CREATIVO Y FELIZ?


Deja un comentario

Design Thinking

¿Qué es el Design Thinking?

Se trata de un nuevo modo de pensar; es un modo diferente de colocarse ante contextos que son nuevos para aportar soluciones valiosas. El «Design Thinking» es el proceso de pensamiento creativo que diseñadores, artistas, arquitectos ponen en marcha en la creación de sus propuestas y que hoy está siendo exportado y aplicado a muy diversas realidades, entre ellas  la educación.

¿En qué se diferencia del método deductivo o convergente?

  • Método deductivo o convergente:

Tenemos un problema, y actuamos siguiendo un único esquema lineal y una única dirección, para llegar a la solución. El proceso consiste en estudiar varias alternativas para converger en un única solución.

  • Método divergente o inductivo:

Queremos solucionar un problema y abrimos el abanico de posibilidades de solución, mediante un proceso radial y relacional. Utilizamos la participación y el «brainstorming» para proponer muchos conceptos e ideas, aparentemente alejados a veces del propósito final, pero que construyen, en común, un proceso de búsqueda intuitivo, experimental y abierto.

¿Por qué hoy es útil el Design Thinking ?

Significa aportar nuevas respuestas a nuevos problemas mediante un nuevo proceso: el proceso proyectual del diseño.  Se trata de una búsqueda de nuevas alternativas e ideas, nunca antes propuestas, para adaptarse a un contexto nuevo y desconocido. Es, además, una nueva actitud: la actitud innovadora de colocarse conscientemente ante situaciones complejas y difusas para aportar las mejores ideas posibles.

Nadie mejor que Tim Brown para acercarnos al Desig Thinking:

¿Por qué hoy es necesario el Design Thinking en la Educación?

Porque es un método participativo, porque conecta con las capacidades creativas innatas de los niños y con su forma de pensar y trabajar, porque respeta las ideas y propuestas de los demás, porque fomenta la colaboración (y no la competitividad), porque estimula los proyectos personales y el espíritu crítico, porque se adapta mejor a una realidad donde el proceso necesita ser tenido en cuenta tanto o más que el resultado, porque promueve la búsqueda para aportar soluciones nuevas, originales y valiosas, esto es: creativas, porque hoy ya no se necesita llenar un cubo vacío de contenidos  sino encender la llama del talento, que todos tenemos.

Para explicarlo, os ofrecemos la estupenda presentación interactiva que Alfredo Hernando presentó en las X Jornadas de Orientadores Escolares, el 25 de Octubre de 2012: Principios básicos de aplicación de las herramientas de Design Thinking para alumnos y profesores en el marco de la escuela. Muy recomendable !!!


Deja un comentario

Un minuto para mirar_nos

…porque una imagen nos transmite mucho, desde cosmograma.com nos llega esta estupenda propuesta…

Qué mejor que mirar_nos y reflexionar sobre lo que somos y lo que hacemos, sobre nuestras capacidades y talentos, sobre lo que nos hace felices… Parece fácil, pero no estamos acostumbrados a pensar, con cierta distancia crítica, sobre nosotros.

Desde nuestro compromiso educativo, nos preguntamos:

¿No es importante tener en cuenta estas claves para orientar a los niños en su aprendizaje?

¿No debemos, como primer paso, identificar lo que a los niños le gusta, lo que aman hacer, lo que «se les da bien», lo que les interesa, para así construir con ellos su «mapa del talento»?

¿Consideramos, además de nuestros intereses e inclinaciones, lo que podemos aportar al mundo? ¿Cuál es nuestra vocación y cuál es nuestra misión?

Como dice K. Robinson todo esto es El elementoaquello que nos apasiona y que «se nos da bien», aquello que, mientras lo hacemos, nos hace perder las nociones de espacio y tiempo, aquello que «necesitamos hacer» porque nos sentimos felices (independientemente de si nos pagan o no). El elemento es el lugar secreto en que sabemos quiénes somos. Descubrirlo implica convertirnos en los protagonistas de nuestra vida.

Recuperar nuestro elemento y ayudar a los niños a descubrirlo es, desde luego, avanzar en el camino hacia un aprendizaje creativo y feliz


Deja un comentario

Verdadera educación o «Educación Prohibida»

BIENVENIDOS A TODOS A UN NUEVO CURSO !!!

…Volvemos… nos re_encontramos… nos aferramos todavía a la lenta pereza estival para darnos impulso y para ilusionarnos otra vez… Escuchando el eco de un otoño que nos sale al encuentro, emprendemos de nuevo la maravillosa tarea de «desenredar» los hilos con los que hoy se está tejiendo una nueva forma de enseñar y aprender, una nueva manera de educar.

Para seguir el camino y ricominciare, os ofrecemos la película La educación prohibida, que se ha estenado el 13 de agosto de 2012 y de la que, a continuación, os ofrecemos el Tráiler Oficial (podéis ver la película completa on-line  en: http://www.educacionprohibida.com/ y en la plataforma youtube)

La educación prohibida supone un paso más en esta pequeña-gran revolución educativa, de la que tantas personas queremos participar.

Muchos pensaréis, viendo la película, que esto no es nuevo, que muchas de las ideas propuestas y muchos de los problemas denunciados tienen ya un largo recorrido. Es más, los ideales y horizontes hacia los que la película nos dirige, han sido ya soñados antes por otros muchos. Sin embargo, en este momento, el cambio se transforma en urgente, porque hoy nos encontramos con realidades inciertas y muchas veces convulsas, porque parece que hemos logrado una cierta unanimidad en que «esto de la educación, así no funciona», porque es vital que la educación hoy alcance la posición social que nunca se le debió arrebatar y que muy pocas veces ha alcanzado… y porque los niños y los jóvenes no encuentran que la escuela les enseña «de verdad», porque van goteando desilusión profesores, padres y alumnos, porque en la escuela los niños se sienten atrapados en una realidad que es otro siglo, y porque hoy, gracias entre otras cosas a la tecnología, a las investigaciones en neurociencia, al protagonismo del Universo emocional en el aprendizaje… estamos, por fin, iniciando la construcción real de una utopía.

Nos gusta la película y nos gusta sobre todo la iniciativa, que  quiere «transformar mejorando». Y nos gustaría que, desde el afecto y el respeto por la tarea de EDUCAR y SER EDUCADO, participéis de la película, alimentéis el debate y os comprometáis firmemente con esta maravillosa Revolución.


Deja un comentario

textos…El caballo estaba dentro

«Cuentan que un pequeño, vecino de un gran taller de escultura, entró un día en el estudio del escultor y vio en él un gigantesco bloque de piedra. Y que, dos meses después, al regresar, encontró en su lugar una preciosa estatua ecuestre. Y, volviéndose al escultor, le preguntó: “¿Y cómo sabías tú que dentro de aquel bloque había un caballo?»

«La frase del pequeño era bastante más que una «gracia» infantil. Porque la verdad es que el caballo estaba, en realidad, ya dentro de aquel bloque. Y que la capacidad artística del escultor consistió precisamente en eso: en saber ver el caballo que había dentro, en irle quitando al bloque de piedra todo cuanto le sobraba. El escultor no trabajó añadiendo trozos de caballo al bloque de piedra, sino liberando a la piedra de todo lo que le impedía mostrar al caballo ideal que tenía en su interior. El artista supo «ver» dentro lo que nadie veía. Eso fue su arte.

Pienso todo esto al comprender que con la educación de los humanos pasa algo muy parecido. ¿Han pensado ustedes alguna vez que la palabra «educar» viene del latín “edúcere” que quiere decir exactamente: sacar de dentro? ¿Han pensado que la verdadera genialidad del educador no consiste en “añadirle” al niño las cosas que le faltan, sino en descubrir lo que cada pequeño tiene ya dentro al nacer y saber sacarlo a luz?

Me parece que muchos padres y educadores se equivocan cuando luchan para que sus hijos se parezcan a ellos o a su ideal educativo o humano. Padres que quieren que sus hijos se parezcan a Napoleón, a Alejandro Magno o al banquero que triunfó en la vida entre sus compañeros de curso. Pero es que su hijo no debe parecerse a Napoleón ni a nadie. Su hijo debe ser, ante todo, fiel a sí mismo. Lo que tiene que realizar no es lo que haya hecho el vecino, por estupendo que ea. Tiene que realizarse a sí mismo y realizarse al máximo. Tiene que sacar de dentro de su alma la persona que ya es, lo mismo que del bloque de piedra sale el caballo ideal que dentro había.

Ser hombre no es copiar nada de fuera. No es ir añadiendo virtudes que son magníficas, pero que tal vez son de otros. Ser hombre es llevar a su límite todas las infinitas posibilidades que cada humano lleva ya dentro de sí. El educador no trabaja como el pintor, añadiendo colores o formas. Trabaja como el escultor: quitando todos los trozos informes del bloque de la vida y que impiden que el hombre muestre su alma entera tal y como ella es».

Fragmentos extraídos de Martín Descalzo, J. L. Razones para vivir (1998). Salamanca: Sociedad de Educación Atenas.


1 comentario

Los asesinos de la creatividad

Además de motivar a los niños para aprender de forma creativa, debemos tener en cuenta que existen, lo que la profesora  Teresa Amabile en su libro «El espíritu creativo”  llama los asesinos de la creatividad, barreras que inhiben el desarrollo creativo Amabile señala que la creatividad no es un rasgo exclusivo de la personalidad del niño, sino que se desarrolla y está condicionado por su entorno: la familia y el entorno escolar, social o cultural; de ahí nuestra responsabilidad para potenciar el talento creativo en nuestros hijos y alumnos.

Estos asesinos de la creatividad son:

La vigilancia: Si el niño se siente continuamente observado y juzgado mientras realiza cualquier tarea, va desarrollando un progresivo miedo a equivocarse y pierde las ganas y el placer de pensar y trabajar de modo creativo.

La evaluación y la recompensa: Es importante evaluar los resultados pero no debe ser lo único que cuente.  El niño debe aprender a encontrar satisfacción en lo que hace, independiente de la evaluación y de la recompensa que por ello obtenga. 

La competencia:  fomentar la competencia en lugar de la colaboración hace sentir al niño que debe trabajar solo. Cada niño tiene su ritmo de trabajo y progreso y  es importante respetarlo, además debemos fomentar el  trabajo en equipo y encontrar el lugar que cada uno tiene dentro de un grupo y lo  que puede aportar para conseguir un objetivo colectivo. 

El exceso de control y la restricción de elecciones: Indicar al niño exactamente cómo debe hacer las cosas, «provoca la sensación de que cualquier originalidad es un error y cualquier exploración una pérdida de tiempo” según Amabile.

La presión: consiste en establecer expectativas exageradas sobre cualquier tarea, lo cual puede producir en el niño aversión por la misma.