emoCreativos

¿Cómo orientar a los niños hacia un APRENDIZAJE CREATIVO Y FELIZ?


Deja un comentario

Design Thinking

¿Qué es el Design Thinking?

Se trata de un nuevo modo de pensar; es un modo diferente de colocarse ante contextos que son nuevos para aportar soluciones valiosas. El “Design Thinking” es el proceso de pensamiento creativo que diseñadores, artistas, arquitectos ponen en marcha en la creación de sus propuestas y que hoy está siendo exportado y aplicado a muy diversas realidades, entre ellas  la educación.

¿En qué se diferencia del método deductivo o convergente?

  • Método deductivo o convergente:

Tenemos un problema, y actuamos siguiendo un único esquema lineal y una única dirección, para llegar a la solución. El proceso consiste en estudiar varias alternativas para converger en un única solución.

  • Método divergente o inductivo:

Queremos solucionar un problema y abrimos el abanico de posibilidades de solución, mediante un proceso radial y relacional. Utilizamos la participación y el “brainstorming” para proponer muchos conceptos e ideas, aparentemente alejados a veces del propósito final, pero que construyen, en común, un proceso de búsqueda intuitivo, experimental y abierto.

¿Por qué hoy es útil el Design Thinking ?

Significa aportar nuevas respuestas a nuevos problemas mediante un nuevo proceso: el proceso proyectual del diseño.  Se trata de una búsqueda de nuevas alternativas e ideas, nunca antes propuestas, para adaptarse a un contexto nuevo y desconocido. Es, además, una nueva actitud: la actitud innovadora de colocarse conscientemente ante situaciones complejas y difusas para aportar las mejores ideas posibles.

Nadie mejor que Tim Brown para acercarnos al Desig Thinking:

¿Por qué hoy es necesario el Design Thinking en la Educación?

Porque es un método participativo, porque conecta con las capacidades creativas innatas de los niños y con su forma de pensar y trabajar, porque respeta las ideas y propuestas de los demás, porque fomenta la colaboración (y no la competitividad), porque estimula los proyectos personales y el espíritu crítico, porque se adapta mejor a una realidad donde el proceso necesita ser tenido en cuenta tanto o más que el resultado, porque promueve la búsqueda para aportar soluciones nuevas, originales y valiosas, esto es: creativas, porque hoy ya no se necesita llenar un cubo vacío de contenidos  sino encender la llama del talento, que todos tenemos.

Para explicarlo, os ofrecemos la estupenda presentación interactiva que Alfredo Hernando presentó en las X Jornadas de Orientadores Escolares, el 25 de Octubre de 2012: Principios básicos de aplicación de las herramientas de Design Thinking para alumnos y profesores en el marco de la escuela. Muy recomendable !!!


2 comentarios

Los niños necesitan ser tenidos en cuenta para poder participar: Los Derechos del Niño

No siempre se han reconocido, además de las necesidades que tienen el niño, sus derechos. A decir verdad, este reconocimiento es muy reciente pues todavía no hemos cumplido el centenario del acuerdo internacional en el que se declaró que los niños  “necesitan protección y cuidado especiales, y la debida protección legal, tanto antes como después de su nacimiento” (Declaración de los Derechos del Niño, 1959). 

Volviendo la vista a este último siglo vemos que la primera declaración de derechos del niño, de carácter sistemática, fue la Declaración de Ginebra de 1924. Fue redactada por Eglantyne Jebb, fundadora de la organización internacional Save the Children, y aprobada por la Sociedad de Naciones el 26 de diciembre de 1924.

En 1948 se aprobó, por parte de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de los Derechos Humanos que implícitamente incluía los derechos del niño, sin embargo se llegó al convencimiento de que las particulares necesidades de los niños debían estar especialmente enunciadas y protegidas. Para ello, la Asamblea General de la ONU, apruebó en 1959 la Declaración de los Derechos del Niño: 10 principios que concretaban los derechos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en los niños. 

A partir de 1979, a raíz de la celebración del Año Internacional del Niño, se comenzó a debatir la necesidad de una nueva declaración de derechos del niño, que cristalizó en la firma de la Convención sobre los Derechos del Niño,

Aunque ayer, día 20 de Noviembre, recordamos los derechos del Niño celebrando el Día Internacional de los Derechos de la Infancia,en emoCreativos nos gustaría reflexionar, con cierta hondura, sobre qué dicen estos derechos y cuál es nuestra implicación como educadores. Para ello ponemos a vuestra disposición los siguientes documentos:

Declaración_de_Ginebra_1924

Declaración de los Derechos del Niño 1959

Convención sobre los Derechos del Niño 1989 _  síntesis_derechos niño 1989 

Y queremos resaltar algunas consideraciones:

“[al niño] se le dará una educación que favorezca su cultura general y le permita, en condición de igualdad de oportunidades, desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social, y llegar a ser un miembro útil de la sociedad(1959)

“el niño debe disfrutar plenamente de juegos y recreaciones, los cuales deberán ser orientados hacia los fines perseguidos por la educación” (1959)

“La educación del niño deberá ir encaminada a: desarrollar la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física del niño hasta el máximo de sus posibilidades; Inculcar al niño el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales y de los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas; […] Preparar al niño para asumir una vida responsable en una sociedad libre, con espíritu de comprensión, paz, tolerancia, igualdad de sexos y amistad entre todos los pueblos, grupos étnicos, nacionales y religiosos y personas de origen indígena; Inculcar al niño el respeto del medio ambiente natural”. (1989)

… Ojalá estas palabras no se conviertan en palabras huecas a las que “nos acostumbramos” y ojalá las tengamos presentes a la hora de educar…

… Nos gustaría además que sirvieran para inspirar a los responsables de legislar nuestra Educación, una educación que necesita fundamentarse en principios sólidos, valiosos para los niños y para su pleno y feliz desarrollo (y que no puede ni debe ser cambiada y transformada según vaivenes políticos)…

¿Y la Educación en el mundo? Ese mundo que hoy está tan próximo, pero a veces tan lejano a nosotros. Para tomarle el pulso en cuestión de Derechos de la Infancia, os proponemos:


Deja un comentario

La ciudad como escuela

Defender una educación en sentido amplio, donde educar se convierte en una verdadera tarea social y participada por todos, y donde educadores y educandos se multiplican y diversifican, significa que niños, jóvenes y adultos podemos educar y ser educados traspasando las fronteras de la escuela.

Mientras trabajamos por una educación escolar mejor, que se adapte al momento actual, que ponga el acento en el desarrollo del talento único de cada alumno, que oriente la colaboración entre esos talentos, para así llegar a un mejor resultado y ayudar, a cada uno y al grupo, a ser mejores…paralelamente a esta reforma necesaria, podemos reflexionar sobre las muchas oportunidades que tenemos a nuestro alrededor para aprender. Un aprendizaje, éste, que nos permite a todos conectar e interactuar con la realidad social más próxima, que permite a niños y jóvenes aprender, ser y vivir hoy, no esperando a “lo que llegarán a ser mañana” sino “siendo hoy”, un aprendizaje que les implica activamente con una construcción ciudadana que también a ellos pertenece.

A aprender y enseñar, en definitiva a educar, nuestras ciudades están, en los últimos años, comprometiéndose. Sobre este argumento, y teniendo como hilo conductor “la ciudad en su función educadora”, que iniciamos en una entrada anterior, os ofrecemos el artículo de Anatxu Zabalbeascoa para El País: La ciudad puede servir de escuela, que inicia diciendo:

“Salga a la calle y abra los ojos. Más allá de dibujar las ciudades y, en consecuencia, la convivencia entre las personas, el urbanismo juega un papel decisivo como escuela para ciudadanos de todas las edades”

Para leer el artículo, pinchad aquí


1 comentario

¿Puede la ciudad educar? Hacia un sistema formativo global

“Hoy, más que nunca la ciudad, grande o pequeña, dispone de incontables posibilidades educadoras”

  • Las Ciudades Educadoras

Profundizando en la reflexión acerca de las oportunidades de educar y ser educados fuera del ámbito escolar, que planteábamos en otra entrada del blog, queremos presentaros la iniciativa Ciudades Educadoras. Se trata de un movimiento, que comenzó en los años 90, para reflexionar,  planificar e impulsar proyectos que buscan educar a los ciudadanos desde la ciudad. Si bien la ciudad, con sus complejas relaciones y superposiciones de muy diversas realidades, instituciones, personas y grupos de personas, funciones, dinámicas… ofrece incontables posibilidades para educar, ninguna ciudad es esencialmente educadora, se convierte en educadora a partir de una manifiesta intencionalidad.

Por ello, desde la Carta de Ciudades Educadoras, aprobada en el I Congreso Internacional de Barcelona en 1990, se propone:

“La ciudad será educadora cuando reconozca, ejercite y desarrolle, además de sus funciones tradicionales (económica, social, política y de prestación de servicios) una función educadora, cuando asuma la intencionalidad y responsabilidad cuyo objetivo sea la formación, promoción y desarrollo de todos sus habitantes, empezando por los niños y los jóvenes”.

Y es que “Educar e Invertir en Educación” se ha convertido en el gran reto del siglo XXI: una educación que atiende a la persona en su singularidad, y que, al mismo tiempo, considera que ésta es miembro de una Comunidad, y por tanto capaz de diálogo, de confrontación y de solidaridad.

A partir de las 70 ciudades que participaron en el Congreso de Barcelona,  se han ido uniendo a la iniciativa muchas más, y hoy son 450 ciudades las que componen la Red de Ciudades Educadoras . Han tenido lugar, además, varios Congresos Internacionales para analizar los diferentes aspectos que sirven para conformar la función educadora de las ciudades:

En el Banco de Documentos de la AICE (Asociación Internacional de Ciudades Educadoras) podéis consular numerosas experiencias que se han puesto en práctica en ciudades de todo el mundo, y algunas actuaciones que, en forma de buenas prácticas, son experiencias innovadoras destacadas que pueden ser punto de referencia para otras ciudades.

  • Hacia un sistema formativo global: Una educación des-escolarizada

F. Alfieri, pedagogo italiano y miembro de la AICE, subraya la necesidad de que la formación se convierta en una dimensión fuerte e impregnadora:

“No es suficiente con que la sociedad invoque formación, es necesario que se ponga en juego en sus diversos componentes. Por tanto, no podemos hablar sólo de escuela sino que debemos configurar la existencia de un sistema formativo global. De lo contrario, la escuela seguirá siendo una institución cerrada, que se reproduce casi exclusivamente a sí misma. […] Es necesaria una medación inteligente entre una visión totalmente centrada-en-la-escuela y un planteamiento violentamente des-escolarizador”.

Para ello, Alfieri centra una sólida y decidida voluntad educativa en dos polos de acción: el Polo Territorial (familia, entes locales, asociaciones y estructuras productivas) que tiene el deber de ofrecer a niños y jóvenes una base experiencial rica, íntegra, auténtica y diversa; y el Polo Escolar (la escuela y otras organizaciones educativas similares) que tiene el deber de transformar las experiencias de vida en instrumentos culturales adecuadas a la sociedad que le rodea.

Porque el territorio educativo más abierto, más accesible e inmediato y más experiencial es LA CIUDAD, y ésta debe necesariamente mantener una relación fluida y equilibrada con la escuela, para que niños y jóvenes participen de una vida urbana que les pertenece y recuperen en la escuela la “vida real” que todavía hoy están echando de menos.


Deja un comentario

Ojalá fuera tan fácil cambiar la ciudad…

 

 

Quizá el secreto reside en escuchar a los niños…y cómo propone Francesco Tonucci, en La cittá dei bambini“, considerar al niño como parámetro del cambio urbano. Porque bajando la óptica a la altura del niño, tenemos garantía de que no dejaremos a nadie por el camino, la ciudad será más humana, diversa y “vivible”. Quien sea capaz de tener en cuenta las necesidades y deseos de los niños, dice Tonucci, no tendrá dificultad para considerar las necesidades de ancianos, discapacitados, inmigrantes…Una ciudad de los niños será una ciudad para todos.

Os seguiremos contando cosas de este maravillosos proyecto: La cittá dei Bambini (la ciudad de los niños), que se inició en el año 1991 de la mano de Frato (Francesco Tonucci), y que nos ha devuelto la esperanza de que otra ciudad es posible, y el cambio nos lo ofrecen los niños: