emoCreativos

¿Cómo orientar a los niños hacia un APRENDIZAJE CREATIVO Y FELIZ?


1 comentario

¿Qué quieres ser realmente de mayor?

Si dedicamos unos minutos a escuchar_nos, tarea aparentemente muy difícil hoy en día, podremos observar cómo existe una creciente distancia entre lo que desearíamos hacer con nuestra vida, de corazón, y nuestra “vida real”.

Cuántas veces preguntamos a nuestros alumnos, o a nuestros hijos, ¿Qué quieres hacer al acabar la escuela?… presuponiendo, claro, que la única alternativa es estudiar y, a poder ser, algo “de provecho”.Pero cuando conseguimos que los adolescentes  se abstraigan del propósito puramente económico, y cuando les invitamos a cuestionarse: ¿A qué te gustaría dedicarte? ¿Cómo crees que disfrutarías realmente de tu vida?, comprobamos cómo las respuestas conectan directamente con sus talentos, con sus inquietudes, con sus intereses. Estamos descubriendo aquello que el hijo/alumno quiere realmente para su vida. No es automático, muchas veces nos ahogamos en un “mar de dudas”, pero es muy emocionante saber que esta búsqueda nos conduce hacia nuestro verdadero “Elemento“, del que tanto hemos hablado en emoCreativos. 

Porque… ¿Cómo aconsejar hoy a un adolescente que estudie una carrera de la que no podemos garantizar un futuro seguro y rentable?; ¿Tenemos nosotros la certeza de lo que ocurrirá dentro de una década?. Seguramente no. Por eso, y considerando como uno de los aspectos positivos de este mundo “en crisis” la no-inmediatez de las respuestas, proponemos una alternativa: Buscar el lugar secreto en que sabemos quiénes somos de verdad: buscar aquello que nos apasiona y que “se nos da bien”, aquello que nos hace perder la noción del tiempo, aquello que necesitamos hacer para vivir porque sólo así nos sentimos felices

… no son sueños, no estamos hablando de utopías irrealizables… aunque nos mostremos escépticos, hoy sabemos que esto funciona: os recomendamos los casos reales que Ken Robinson explica en su libro: El elemento: Descubrir tu pasión lo cambia todo, como el caso de Bart Conner.

De muchas de estas cosas nos habla el siguiente vídeo:


Deja un comentario

textos V …es precisamente “perdiendo el tiempo” como nos hacemos mayores

“Nuestros desplazamientos, cada vez más a menudo, son traslados, pasos de un punto a otro, dirigidos a un objetivo, por tanto proyectados al futuro, ligados a una función. Distraídos por estas preocupaciones intentamos llegar en el menor tiempo posible al lugar de destino.

Los niños se comportan de manera totalmente diferente. Viven sus desplazamientos como una sucesión de momentos presentes, cada uno importante en sí mismo, cada uno digno de una parada, de una sorpresa, de un contacto. Y entonces los tiempos se alargan, los bolsillos de los niños se llenan de piedras, de hojas, de papeles, y la mente se llena de imágenes, de preguntas, de nuevos descubrimientos. Y todo está junto: lo hermoso, lo nuevo, lo general y lo particular.

Esto suele ser causa de incomprensión por parte de los mayores que recomiendan neciamente: “¡No te detengas a cada momento!”, “¡No pierdas el tiempo!”, sin darse cuenta de que es precisamente perdiendo el tiempo como nos hacemos mayores”.

La ciudad de los niños. Francesco Tonucci


Deja un comentario

Un minuto para mirar_nos

…porque una imagen nos transmite mucho, desde cosmograma.com nos llega esta estupenda propuesta…

Qué mejor que mirar_nos y reflexionar sobre lo que somos y lo que hacemos, sobre nuestras capacidades y talentos, sobre lo que nos hace felices… Parece fácil, pero no estamos acostumbrados a pensar, con cierta distancia crítica, sobre nosotros.

Desde nuestro compromiso educativo, nos preguntamos:

¿No es importante tener en cuenta estas claves para orientar a los niños en su aprendizaje?

¿No debemos, como primer paso, identificar lo que a los niños le gusta, lo que aman hacer, lo que “se les da bien”, lo que les interesa, para así construir con ellos su “mapa del talento”?

¿Consideramos, además de nuestros intereses e inclinaciones, lo que podemos aportar al mundo? ¿Cuál es nuestra vocación y cuál es nuestra misión?

Como dice K. Robinson todo esto es El elementoaquello que nos apasiona y que “se nos da bien”, aquello que, mientras lo hacemos, nos hace perder las nociones de espacio y tiempo, aquello que “necesitamos hacer” porque nos sentimos felices (independientemente de si nos pagan o no). El elemento es el lugar secreto en que sabemos quiénes somos. Descubrirlo implica convertirnos en los protagonistas de nuestra vida.

Recuperar nuestro elemento y ayudar a los niños a descubrirlo es, desde luego, avanzar en el camino hacia un aprendizaje creativo y feliz


Deja un comentario

Aprender a gestionar las emociones

Desde el programa Redes se ha señalado, desde hace años, el papel protagonista que tiene la educación emocional en casi todas las esferas sociales y, en particular, en la educación. Eduard Punset, avalado por innumerables investigaciones al respecto, defiende que la gestión adecuada de las emociones básicas y universales, debe preceder al aprendizaje de valores y, sobre todo, de contenidos.

El pasado domingo, día  28 de Octubre, Redes emitió un programa especial que tenía como objetivo tomar el pulso a la educación emocional:

Richard Davison: cómo los niños pueden aprender a controlar y disipar las emociones negativas para que no permanezcan más de lo imprescindible y no interfieran en el aprendizaje.

Daniel Goleman: enseñar a los niños habilidades emocionales y sociales desde los 5 años hasta la Universidad, es muy eficaz,  los hace más cívicos y mejores estudiantes. Investigando actualmente la tradición contemplativa, para ver si se puede ayudar a los niños, mediante la práctica de la atención plena y la meditación, a concentrarse. 

Matthieu Ricard: Redescubrimiento de la meditación como herramienta para gestionar mejor las emociones y renovar el sistmea educativo.

Jay Belsky y  Vivette Glover: las emociones desde el útero materno. Lawrence Parsons: la danza para aprender de nuestras emociones; que las emociones no nos tomen de rehenes.

Elsa Punset o cómo crear entornos positivos; podemos crearlos entre todos… en casa, en el trabajo, en la calle: no es magia es inteligencia emocional.

Si os interesa el tema…o si no pudisteis ver el programa… Aquí los tenéis: