emoCreativos

¿Cómo orientar a los niños hacia un APRENDIZAJE CREATIVO Y FELIZ?


9 comentarios

Cuatro cuentos para ayudar a niños y padres a «educar nuestras emociones»

Cuentos-e-emocionalLa C.E.A.P.A publicó, en el año 2008, una colección de cuentos con el objetivo de servir de instrumento a los padres para trabajar con sus hijos, de entre 6 y 12 años, la educación emocional. Como decían sus autores, Clara Redondo y Chema Gómez de Lora, en el prólogo de la publicación:

«Hemos escogido el lenguaje de los cuentos para enseñar a los niños conceptos y habilidades relacionadas con la prevención en el aprendizaje y el manejo de sus emociones. Los cuentos, la imaginación mágica, es el idioma que más les motiva. Además, el cuento es un instrumento ideal que une a padres y niños en torno a una misma actividad y es un vehículo excelente para que padres y madres puedan educar en valores y habilidades.»

Son cuatro cuentos donde diferentes personajes infantiles viven situaciones que les provocan emociones difíciles de manejar (el descontrol emocional, la falta de empatía, la envidia, la tristeza, etc.) y que van resolviendo de distinta manera a lo largo del relato.  

El objetivo de cada cuento es aportar a los padres  un instrumento sencillo  que les ayude a charlar con sus hijos sobre las emociones, el papel que cumplen y la mejor manera de manejarlas. Estos relatos les servirán de excusa a los padres para poner nombre a las emociones y, por lo tanto, enseñar  a sus hijos el abecedario emocional.

Aquí os podéis descargar la publicación en pdf: Cuentos educación emocional


Deja un comentario

Francesco Tonucci o cómo recuperar el mundo del niño: tiempo libre, «no-estar», pocos juguetes y muchos amigos…

Tonucci_0001

Os traemos a emoCreativos la entrevista que el A.M.P.A. de la Escola dels Encants de Barcelona realizó, en octubre de 2012, al psicopedagogo e ilustrador italiano Francesco Tonucci. 

Se trata de una extensa charla sobre educación que, desde un profundo y sólido conocimiento de lo que es y necesita un niño, nos aproxima a un enfoque más natural y más humano de lo que significa «educar» en el ámbito familiar, en la escuela y en la ciudad. Una tarea: «educar» que necesariamente debe permitir al niño recuperar su libertad, que debe facilitar la reconquista de su tiempo libre y promover el juego «no dirigido» con los amigos en el espacio urbano y natural.


5 comentarios

Siento luego existo… educación emocional en la Escuela

sentir… porque en nuestra realidad educativa cercana ya se están «poniendo en marcha»  experiencias de Educación Emocional y Social en la Escuela, nos encanta compartir con vosotros este proyecto de aprendizaje emocional en la etapa de Infantil, que se está desarrollando en el Colegio Sagrada Familia de Gavá …


1 comentario

¿Qué quieres ser realmente de mayor?

Si dedicamos unos minutos a escuchar_nos, tarea aparentemente muy difícil hoy en día, podremos observar cómo existe una creciente distancia entre lo que desearíamos hacer con nuestra vida, de corazón, y nuestra «vida real».

Cuántas veces preguntamos a nuestros alumnos, o a nuestros hijos, ¿Qué quieres hacer al acabar la escuela?… presuponiendo, claro, que la única alternativa es estudiar y, a poder ser, algo «de provecho».Pero cuando conseguimos que los adolescentes  se abstraigan del propósito puramente económico, y cuando les invitamos a cuestionarse: ¿A qué te gustaría dedicarte? ¿Cómo crees que disfrutarías realmente de tu vida?, comprobamos cómo las respuestas conectan directamente con sus talentos, con sus inquietudes, con sus intereses. Estamos descubriendo aquello que el hijo/alumno quiere realmente para su vida. No es automático, muchas veces nos ahogamos en un «mar de dudas», pero es muy emocionante saber que esta búsqueda nos conduce hacia nuestro verdadero «Elemento«, del que tanto hemos hablado en emoCreativos. 

Porque… ¿Cómo aconsejar hoy a un adolescente que estudie una carrera de la que no podemos garantizar un futuro seguro y rentable?; ¿Tenemos nosotros la certeza de lo que ocurrirá dentro de una década?. Seguramente no. Por eso, y considerando como uno de los aspectos positivos de este mundo «en crisis» la no-inmediatez de las respuestas, proponemos una alternativa: Buscar el lugar secreto en que sabemos quiénes somos de verdad: buscar aquello que nos apasiona y que “se nos da bien”, aquello que nos hace perder la noción del tiempo, aquello que necesitamos hacer para vivir porque sólo así nos sentimos felices

… no son sueños, no estamos hablando de utopías irrealizables… aunque nos mostremos escépticos, hoy sabemos que esto funciona: os recomendamos los casos reales que Ken Robinson explica en su libro: El elemento: Descubrir tu pasión lo cambia todo, como el caso de Bart Conner.

De muchas de estas cosas nos habla el siguiente vídeo:


4 comentarios

Aprendizaje adaptado al cerebro

hemisferios creativosHasta hace veinte años, lo que sabíamos acerca del cerebro humano nos llegaba de un modo «indirecto»: con estudios experimentales en animales, o mediante el estudio de cerebros «dañados» que requerían una intervención quirúrgica. La actual revolución técnica ha permitido, entre otras cosas, crear la tecnología capaz de observar y analizar científicamente cómo funciona realmente el cerebro. Por tanto, la antigua idea de que el cerebro está diseñado exclusivamente por la genética ha quedado obsoleta, dejando paso al descubrimiento, tan positivo para el aprendizaje, de que los cerebros «se construyen» mediante nuestras experiencias, que moldean literalmente el cerebro (como hemos explicado en una entrada anterior dedicada al concepto de plasticidad).

«El mensaje emergente es claro: el cerebro, con su compleja arquitectura e ilimitado potencial es una entidad enormemente plástica y constantemente cambiante, poderosamente modelado por nuestras experiencias de la infancia y a través de toda la vida» Diamond y Hopson (1998)

Pero mientras la neurociencia avanza a un ritmo frenético, la educación todavía parece no sentirse interpelada al cambio: ¿Cómo no caer en la cuenta de que la explosión de conocimiento sobre el cerebro afecta, y cómo, al diseño del aprendizaje y a la tarea educativa?

El concepto educación «cerebro-compatible», que por primera vez acuñó Leslie Hart en su libro Human Brain and Human Learning se refiere a esto: una educación diseñada para ajustar los escenarios y la instrucción a la naturaleza del cerebro. Para los docentes comprender la biología del aprendizaje es una tarea necesaria, e implica la revisión de nuestras prácticas tradicionales en el aula para poder así evaluar la compatibilidad de nuestro modo de enseñar-aprender con el funcionamiento real del cerebro del niño. El objetivo debiera ser, por tanto, ofrecer al alumno ese aprendizaje real, efectivo, significativo, personalizado y además adaptado a su ritmo y a su estilo de aprendizaje.

sentir-documentar-divertirse...

Siguiendo el artículo que Jane McGeehan, miembro del Center for effective Learning Susan Kovalic, publicó en la revista Green Teacher, nº 64, podemos destacar tres ideas esenciales del campo de la investigación cerebral, que nos ofrecen una oportunidad para un mejor el aprendizaje cerebro-compatible del alumno:

1.   La emoción es el guardián del aprendizaje

Cerebro (Actividad cerebral): El estado emocional del alumno condiciona su aprendizaje. La activación de la amígdala (centinela cerebral de la emoción) ante situaciones de estrés o miedo en el alumno tiene el extraordinario poder de «apagar» su pensamiento racional, dando orden al cuerpo, en milésimas de segundo, para preparase para la defensa.

Aprendizaje (Aplicación educativa): Crear un clima emocional seguro es la primera misión del docente, por ello, establecer lazos positivos entre maestro y alumno es la antesala del buen aprendizaje. Los alumnos están en disposición de aprender sólo si sienten un ambiente de preocupación mutua en el grupo. Por eso es tan importante promover la confianza, el respeto y el cuidado de unos a otros mediante actividades colaborativas y cooperativas.

2.   La inteligencia se desarrolla en función de la experiencia

Cerebro (Actividad cerebral): Las variedad y novedad de las experiencias cambian físicamente el cerebro. Se ha podido comprobar científicamente como la riqueza en las experiencias vividas, desarrollan nuevas ramas neuronales: dendritas, e incrementan las conexiones entre ellas: sinapsis.

Aprendizaje (Aplicación educativa): En el aula se trata de proporcionar al alumno la mayor riqueza de medios educativos para el aprendizaje, pero es además fundamental que el alumno viva experiencias de primera mano fuera de la escuela: pisar los charcos, observar las hormigas, vivir de cerca un día en la vida de un anciano… Entender que la riqueza de experiencias es el sustrato para el aprendizaje, es una razón suficiente y valiosa para crear un Aula viva.

3.   El cerebro almacena más eficientemente lo que es significativo para el alumno

Cerebro (Actividad cerebral): El proceso seguido ante un estímulo sensorial es el siguiente: primero se activan las neuronas y las sensaciones son transmitidas a través del tálamo y enviadas al neocórtex donde se reordenan. Casi simultáneamente la información se envía a la amígdala para su evaluación emocional y a la corteza frontal para la evaluación de su contenido. Pero en qué consiste esta evaluación: esencialmente el cerebro se pregunta: ¿esto tiene sentido?, ¿me preocupa?… Todo ello está intrínsecamente relacionado con la formación de la memoria, porque científicamente se tiene constancia que contextos emocionalmente importantes crean memorias poderosas, sin embargo la información que carece de sentido personal y no tiene gancho emocional no crea en el cerebro las redes neuronales necesarias para formar la memoria a largo plazo.

Aprendizaje (Aplicación educativa): La primera tarea, a nivel de aula, es el conocimiento del alumno: no podemos conocer aquello que es significativo para un alumno, aquello que le interesa, si no sabemos nada de él, para ello es clave establecer relaciones personales auténticas con los alumnos. Como segundo paso se trataría de conectar los objetivos de aprendizaje con las áreas de intereses de los alumnos y con realidades que les son cercanas. Hay que crear vínculos entre el desarrollo de habilidades con el «funcionamiento» del mundo: promover una apertura real de la escuela a la Comunidad.