emoCreativos

¿Cómo orientar a los niños hacia un APRENDIZAJE CREATIVO Y FELIZ?


Deja un comentario

Virtudes y Fortalezas personales

Como vimos en una entrada reciente: Psicología Positiva en educación, una de las claves de la Psicología Positiva es el desarrollo de los rasgos positivos: las virtudes y fortalezas personales.

Seligman (2002) se refiere al “buen carácter”, o la personalidad deseable, como un conjunto de rasgos positivos que él denomina fortalezas. Otros autores, como Park y Peterson (2009), definen las notas distintivas del buen carácter como un conjunto de rasgos positivos que se manifiestan en las diferencias individuales de la persona, que son modificables a lo largo de la vida, son medibles y están influídos notablemente por el contexto y las circunstancias.

Teniendo como objetivo educativo orientar a los niños en el desarrollo de sus virtudes y fortalezas personales, y siguiendo las investigaciones de Martin Seligman, veamos cuáles son las 6 virtudes (Sabiduría y Conocimiento, Coraje, Humanidad, Justicia, Moderación y Trascendencia) y las 24 fortalezas personales, que definen una personalidad positiva:

Extraído del documento: Programa Aulas Felices. Psicología Positiva aplicada a la Educación. de R. Arguís Rey, A.P. Bolsas Valero, S. Hernández Paniello y M. Salvador Monge. Disponible en: http://catedu.es/psicologiapositiva/

Anuncios


1 comentario

Psicología positiva en Educación

LA PSICOLOGÍA POSITIVA

La Psicología Positiva surgió en Estados Unidos, a finales de la década de los noventa, como respuesta a una visión “reparadora” de la psicología. Impulsada inicialmente por Martin Seligman, la psicología positiva es un movimiento que, frente a la evidencia de que la Psicología se ha centrado preferentemente en los aspectos patológicos de la persona y en aportar soluciones a los mismos, propone una nueva  investigación y promoción de los aspectos positivos en el ser humano.

Seligman y Csikszentmihalyi (2000) explicaban que “el propósito de la Psicología Positiva consiste en comenzar a catalizar un cambio en el foco de la Psicología, superando la preocupación única en reparar las peores cosas de la vida, en pos de la construcción de cualidades positivas“. Es, en palabras de Vera (2008: 10): “una rama de la psicología que busca comprender, a través de la investigación científica, los procesos que subyacen a las fortalezas y emociones positivas del ser humano“.

APLICACIONES DE LA PSICOLOGÍA POSITIVA A LA EDUCACIÓN

¿Cómo podemos llevar a las aulas los principios de la Psicología Positiva ?… ¿Cómo podemos ponerlo en práctica y por qué es necesario?…

La primera idea clave de la PsP es su propósito para:

CONSTRUIR LA BASE DE UNA CIENCIA DE LA FELICIDAD.

La aplicación educativa de la PsP permite fijar como primer objetivo educativo:

Capacitar a los niños y jóvenes para desplegar al máximo sus aspectos positivos _sus fortalezas personales_ y potenciar su bienestar  presente y futuro (Arguís Rey, Bolsas, Hernández , Salvador, 2010: 7)

Con frecuencia en los Proyectos Educativos o en las Programaciones Didácticas, centramos la atención en la consecución delos objetivos de aprendizaje. Si bien con la L.O.E. se introdujeron dentro de los objetivos educativos que debe alcanzar el alumno, no sólo los conceptos, sino también los procedimientos y las actitudes, y de igual modo, las competencias básicas incluyeron el desarrollo de habilidades y capacidades, que no sólo pertenecían a la esfera cognitiva sino también a la educación emocional (como son la competencia para aprender a aprender o la Autonomía e Iniciativa personal), el cambio no ha tenido lugar realmente. Nos encontramos que todavía priman, en nuestra tarea diaria como docentes, las metas y objetivos exclusivamente “académicos”. Creemos que nuestros alumnos, comprometiéndose a un proceso de aprendizaje basado en el desarrollo de sus conocimientos, destrezas y actitudes, algún día conseguirán alcanzar el trabajo que les gusta, el futuro que anhelan…en definitiva, en el futuro encontrarán la felicidad. Ese futuro: “ser felices” creemos que vendrá como consecuencia de su paso por la escuela….pero:

¿Qué pasa hoy? ¿Realmente ayudamos a nuestros alumnos a ser felices hoy? ¿Lo contemplamos como uno de nuestro objetivos del centro, objetivo de área o de curso?

Algunos de los programas educativos que se están iniciando actualmente, basados en la aplicación de la PsP a la educación, nos dan la respuesta. Por ejemplo el programa: AULAS FELICES:

Aulas Felices es un programa de intervención educativa diseñado dentro del marco conceptual de la Psicología Positiva. Se trata de un programa que ayuda a potenciar el desarrollo personal y social de los alumnos, que se estructura adecuándose a los programas de Acción Tutorial, Educación en Valores y las Competencias Básicas (por tanto implica a toda la Comunidad Educativa y se integra de modo transversal en el Proyecto Curricular) y que tiene como núcleo central el desarrollo de dos conceptos de especial relevancia en la PsP:

LA ATENCIÓN PLENA (mindfullness)

LA EDUCACIÓN DE LAS 24 FORTALEZAS PERSONALES

Los autores: Arguís Rey, Bolsas, Hernández y Salvador, explican:

“La felicidad de nuestros alumnos puede ser un objetivo a alcanzar en el futuro. Pero, mediante las propuestas educativas que ofrecemos, puede convertirse en una meta a alcanzar también en el día a día, haciendo del aprendizaje y de la etapa de escolarización un período donde, a la vez que disfrutamos, aprendemos a ser felices en el aquí y ahora, sin descuidar por ello la importancia del pasado y el futuro” (2010. 11).

Animamos a estudiar el proyecto y, desde emoCreativos, lo seguiremos compartiendo y explicando.


1 comentario

Generar emociones positivas desarrolla nuestro pensamiento creativo.

Barbara Fredrickson es una de las más importantes investigadoras en el campo de la psicología positivaSu equipo, perteneciente a la Universidad de North Carolina, se dedica a estudiar las emociones positivas y cómo éstas afectan al comportamiento, pensamiento y a las reacciones psicológicas de las personas; algunas de las conclusiones más decisivas de su labor investigadora han demostrado que las emociones positivas pueden acumularse y transformar la vida de las personas mejorándola.

En 1998, la doctora Fredrickson elaboró la teoría denominada Broaden and Build Theory of Positive Emotions, que explica la función que cumplen las emociones positivas (en contraposición con la función que se le atribuye a las negativas). Según este modelo  hay tres efectos de las emociones positivas:

  1. Ampliación: las emociones positivas amplían las tendencias de nuestro pensamiento y nuestra acción.
  2. Construcción: a causa de esta fase de “ampliación”, se favorece en la persona la construcción de recursos personales para afrontar situaciones difíciles o problemáticas.
  3. Transformación:  las dos fases anteriores producen la transformación de la persona: se torna más creativa, muestra un conocimiento más profundo de las situaciones, es más resistente a las dificultades y se integra mejor socialmente,

Por último, y como consecuencia del proceso anterior, se produce en la persona una espiral ascendente”, que le lleva a experimentar nuevas emociones positivas.

Según la visión de Fredrickson, tener la capacidad de generar emociones positivas, nos posibilita tener más y mejores recursos de pensamiento y acción, nos ofrece la oportunidad de pensar de modo flexible sobre lo que podemos y debemos hacer frente a situaciones  de incertidumbre, y todo ello nos conduce a construir nuevos y más variados repertorios de respuesta. En definitiva, las emociones positivas nos permiten elaborar soluciones más creativas ante las dificultades, y nos facilitan la creación de nuevas experiencias y de redes sociales más complejas y firmes.