emoCreativos

¿Cómo orientar a los niños hacia un APRENDIZAJE CREATIVO Y FELIZ?


Deja un comentario

EL ROSTRO HUMANO: Actividad para potenciar el pensamiento creativo a través del dibujo Infantil.

Os propongo una actividad que hemos llamado: El rostro Humano.

B.Munari

 

Edad:  niños, a partir de 6 años.

Material:  papel blanco y ceras, lápices, acuarelas, revistas, telas…

Objetivo: desarrollar el pensamiento y la capacidad creativa, acercándonos a otro modo de pensar y buscar soluciones: el pensamiento divergente.

Metodología:  Basada en que los niños se hagan preguntas y comprendan que no hay una única respuesta sino multiples, para así poder mejorar su aprendizaje y adaptarlo al contexto actual.

Desarrollo de la actividad: ¿De cuántos modos se puede representar un rostro humano? 

En el capítulo: Diseño Visual, del libro de Bruno Munari: El Arte como oficio, hemos extraído unas fichas que podéis encontrar en el siguiente enlace: variaciones del rostro humano. Bruno Munari. Empezamos la actividad, sin mostrar al niño las fichas, proponiendo preguntas del tipo:

  • ¿De cuántos modos se puede representar un rostro humano de frente?
  • ¿Cómo lo dibujarías con lápiz? y con acuarela? y si hiciésemos un collage con trozos de revista? (y que la vaya dibujando)
  • ¿Cómo te imaginas que haríamos una cara con una red metálica?, ¿Y con trozos de paja? 
  • ¿El resultado es el mismo?, ¿nos han salido las mismas caras o cada material nos inspira una cara diferente?
  • ¿Cómo dibujaríamos una cara que se ve detrás de una botella de agua? ¿Y detrás de una persiana de listones de madera?
  •  …

A continuación, les vamos mostrando las fichas, no para que consideren que son la solución a la actividad propuesta, sino para que las observen, copien, coloreen, recorten, manipulen, etc…(seguro que con algunas se ríen). Podemos, además, provocarles para que  reflexionen sobre sus anteriores dibujos y los que ahora ven, y para que puedan comparar, observar o seleccionar, por ejemplo, qué cara puede ajustarse mejor a una anuncio de maquillaje, o a un cómic, o a un dibujo animado…

Espero que lo disfrutéis.


Deja un comentario

Re-formular los actuales paradigmas educativos, siguiendo a K.Robinson.

A partir de la reflexión iniciada en una entrada anterior: Encender la llama del talento me gustaría analizar la invitación a  transformar los paradigmas educativos actuales, que Ken Robinson nos propone en el siguiente video interesantísimo:

(pincha en la imagen para ver el vídeo)

Para diagnosticar: “qué nos está pasando”, partimos de que algo no funciona  en la forma de aprendizaje que estamos ofreciendo a nuestros hijos y  alumnos, de que la distancia entre la Escuela y su entorno social va creciendo cada vez más y, por ello, parece  inaplazable elaborar una propuesta nueva, significativa, adecuada y eficaz.  El análisis de Ken Robinson trata de responder a las siguientes cuestiones: ¿por qué nuestros sistemas educativos están “sorprendentemente” estructurados de manera similar en casi todo el mundo, y están concebidos siguiendo un modelo que no es capaz de responder a lo que hoy necesitamos? ¿Por qué continuamos basándonos en unos principios estandarizados, que fueron válidos en otro tiempo y contexto, y en la habilidad académica como único objetivo en la educación?

El enfoque de la solución apunta a un cambio de paradigma para acercar y enseñar a los alumnos a descubrir sus capacidades y talentos naturales, mediante un proceso donde la creatividad es la pieza clave para transformar e innovar en Educación.

¿En qué consiste este cambio de paradigma que propone  Robinson?

El cambio de paradigma educativo se basa en:

UN PROCESO QUE: EL MEDIO PARA CONSEGUIRLO ES:
Re-interpreta nuestra visión de la Inteligencia: pues es diversa, dinámica y única. LA CREATIVIDAD: proceso de tener ideas originales que tiene valor
Re-interpreta el concepto de Capacidad humana y de Talento.

 Por tanto, nuestra nueva función como educadores parte del reconocimiento de que la capacidad creativa es una necesidad para el aprendizaje. Necesitamos pasar de un sistema educativo lineal, estandarizado, basado en la conformidad aprehendida (Modelo Industrial), a un nuevo sistema educativo orgánico, dinámico y que busca, desconociendo de modo preciso el resultado, crear las condiciones para que los alumnos hagan “florecer” sus talentos (Modelo agrícola).

Relacionado con este concepto central que es la creatividad, aparecen otros dos pilares necesarios para responder de modo adecuado a la actual crisis de recursos humanos en la Educación:

El pensamiento divergente,  es la habilidad para interpretar de modo diverso y múltiple las preguntas con las que nos enfrentamos en el aprendizaje. Trabajar en su desarrollo se puede realizar en todas las áreas de conocimiento, no sólo en las artísticas.

La colaboración como fuente de crecimiento,  es importante plantear un modo de aprendizaje donde el alumno no se aísle de los otros y de su entorno natural, sino que sea el trabajo colaborativo una maravillosa oportunidad para crecer emocional y socialmente.  

 Empecemos pues el camino. Enseñar a nuestros hijos a “poner la imaginación a trabajar” es posible.