emoCreativos

¿Cómo orientar a los niños hacia un APRENDIZAJE CREATIVO Y FELIZ?


Deja un comentario

pOEMa I … y es que quiero sacar de ti tu mejor tú

Buscar, descubrir y ayudar al otro a sacar lo mejor de sí mismo: sus virtudes y  fortalezas, su talento…

[…] Es que quiero sacar

de ti tu mejor tú.

Ese que no te viste y que yo veo,

nadador por tu fondo, presiosísimo.

Y cogerlo

y tenerlo yo en alto como tiene

el árbol la luz última

que le ha encontrado el sol.

Y entonces tú

en su busca vendrías, a lo alto.

Para llegar a él

subida sobre ti, como te quiero,

tocando ya tan sólo a tu pasado

con las puntas rosadas de tus pies,

en tensión todo el cuerpo, ya ascendiendo

de ti a ti misma  […]

 

Pedro Salinas. La voz a ti debida


Deja un comentario

Actividades de educación emocional: CONCIENCIA EMOCIONAL

Como propone la profesora Esther García Navarro, en su artículo «Educar con Inteligencia Emocional en familia», algunas de las actividades para fomentar el desarrollo de la conciencia emocional en nuestros hijos pueden ser:

  • La emoción en la cara. Dibujar con los niños caras que expresen las diferentes emociones que conocen y que ellos experimentan habitualmente. Estos dibujos, además, pueden colgarlos en la pared y dirigirse a ellos para ayudarles a expresar lo que sienten en un momento determinado.
  • Imitando emociones. Jugar con los niños delante del espejo a imitar diferentes emociones, de este modo ellos también pueden observar cómo cambian sus caras cuando sienten determinadas emociones. Hay un juego de cartas: Grimaces de Djeco, para niños desde 6 años, que a los niños les divierte mucho y nos puede servir para idear nuevos juegos de imitación de caras y expresiones.
  • La emoción presente. Introducir el vocabulario emocional en el diálogo que establecemos con nuestros hijos cuando nos cuentan algún suceso importante que les haya ocurrido. Ayudarles a conectar con lo que han sentido, ayudarles a poner nombre a sus sentimientos y ayudarles a detectar por qué se han sentido de un determinado modo y cuál ha sido el comportamiento derivado de esa emoción. Las emociones también están presentes en «los deberes». Estar alerta y detectar un posible bloqueo emocional es clave para ayudarles en su aprendizaje: el niño, algunas veces, no tiene dificultad con los conocimientos que adquiere, sino con lo que piensa y cree de sí mismo: su autoconcepto y su autoestima; ocurre con frecuencia que, ante un ejercicio matemático, si el niño siente que él no es capaz de resolverlo, porque ha interiorizado que a él se le dan fatal «las mates» y que son muy difíciles, se bloquea emocionalmente y establece él mismo una barrera para su aprendizaje.
  • Diario emocional. Cuando los niños son adolescentes podemos animarles a que empiecen un diario emocional; se trata de que tomen nota de sus estados de ánimo, de las emociones que sienten, si son positivas o negativas, si les ayudan o dificultan… y que tomen conciencia de cómo pueden modificar y reconducir una emoción que no les ayuda.


2 comentarios

¿Cómo empezar a educar emocionalmente en familia? PASO 1: CONCIENCIA EMOCIONAL

La semilla de la educación emocional florece preferentemente en la familia. La familia es el espacio donde se crean y se entrelazan nuestros afectos, donde los niños ( y los mayores) aprenden a relacionarse y ensayan su sociabilidad, donde queremos y se nos quiere por SER lo que somos…. Esta semilla emocional encuentra un terreno especialmente preparado para crecer en los niños. Porque los niños tienen una extraordinaria capacidad de admiración, son disciplinables y son tiernos, los niños son crédulos, son caritativos, son simples y no son maliciosos.

¿Cómo empezar a educar emocionalmente? La Conciencia emocional

El primer paso es la conciencia emocional: comprender qué nos pasa, identificar nuestras emociones, sin juzgarlas.

Para educar a nuestros hijos, debemos empezar por conocernos a nosotros mismos, pues somos el modelo en que ellos se fijan e imitan y, como todos sabéis, el «conócete a tí mismo» socrático no es tarea fácil. Para trabajar nuestra conciencia emocional, podemos hacernos preguntas, cuestionarnos en diferentes momentos y situaciones de cada día: ¿Cómo me siento?… ¿Por qué me siento así?…¿Cómo estoy manifestando lo que siento?…¿Esta emoción me está ayudando en este momento o está dificultando lo que quiero hacer?.

Éste puede ser el principio de un camino de crecimento personal que tiene como objetivo ayudar-nos y ayudar a nuestros hijos a ser emocionalmente inteligentes. Ayudar a los niños a identificar y comprender cómo se sienten es una tarea que podemos empezar desde muy pequeños. Adaptándonos a la edad y a la etapa de desarrollo del lenguaje, podemos ayudarles a que presten atención a sus emociones: tristeza, alegría, enfado, sorpresa, miedo, rabia, vergüenza… y que aprendan a nombrar esos sentimientos. Podemos empezar incluyendo este vocabulario en nuestra vida diaria, preguntar a los niños, de modo natural y habitual, cómo se sienten y ayudarles a etiquetar la emoción que están experimentando.

Otro aspecto esencial es transmitir a nuestros hijos que sentir es legítimo. Que nos sintamos enfadados, avergonzados o tristes es legítimo, pero el comportamiento que de esta emoción se derive, lo podemos y debemos controlar: «como estoy enfadado, reacciono impulsivamente y pego a mi amigo», éste es un comportamiento que debemos aprender y enseñar que no es aceptable y aprender que otro modo de responder a la emoción del enfado es posible.


Deja un comentario

Ideas para aprender a pensar de forma creativa

Algunas sugerencias que Csíkszentmihályi (1997) propone para desarrollar el pensamiento creativo y la felicidad personal:

  • Trata de sorprenderte todos los días por algo e intenta sorprender al menos a una persona todos los días. Escribe qué te ha sorprendido y cómo has sorprendido a los demás.
  • Cuando algo te parezca interesante, síguelo.
  • Reconoce que cuando haces una cosa bien, ésta se vuelve placentera.
  • Para mantener el placer por algo, incrementa su complejidad.
  • Descubre qué te gusta realmente y qué odias. Comienza a hacer más lo que te gusta y menos lo que odias.
  • Descubre una forma de expresar lo que te mueve.
  • Mira  los problemas desde todos los puntos de vista posibles.
  • Ten tantas ideas como puedas y trata de producir ideas originales.


Deja un comentario

Comprender, Amar, Proteger, Enseñar y Liberar

El Instituto Coca-Cola de la Felicidad es un proyecto para investigar y difundir los conocimientos sobre la felicidad. Investiga sobre las diferentes variables que influyen para alcanzar la felicidad que todos queremos.

Dentro de estas variables, nosotros como padres podemos ayudar  a nuestros hijos a ser más felices. Alejandra Vallejo-Nágera propone 5 actitudes para aprender a educar a nuestros hijos: Comprender, Amar, Proteger, Enseñar y Liberar. Parecen obvias, y algunas de ellas difíciles de llevar a la práctica, pero nos sirven para pensar en nuestro papel como padres y para marcar nuestro camino.

El artículo tiene el título: La educación de los padres, clave para una vida adulta feliz y saludable y lo encontráis aquí.