emoCreativos

¿Cómo orientar a los niños hacia un APRENDIZAJE CREATIVO Y FELIZ?


Deja un comentario

Aprendemos Todos : Manifiesto por una nueva educación

 

El primer paso en el camino del cambio hacia una nueva y mejor educación, debe ser definir qué entendemos por aprender. Así es como nuestros niños nos proponen  que quieren Aprender:  Manifiesto educativo:

 


Deja un comentario

De las ideas a la práctica. El talento creativo en el proyecto del Colegio Montserrat.

Reflexionar juntos acerca de cómo queremos educar a nuestros hijos nos enriquece, nos ayuda a orientarnos y nos sirve para fundamentar la acción educativa, pero es también necesario conocer cómo se están llevando a la práctica los principios en los que creemos y las ideas que, desde numerosos espacio de debate, se están generando.

Un estupendo ejemplo podría ser el Colegio Montserrat de Barcelona. Un Centro Escolar con un proyecto educativo integral para “encender la llama del talento” de sus alumnos, y que utiliza una metodología basada en las “Inteligencias Múltiples”.  Uno de los paradigmas de este proyecto, que sintoniza con las claves educativas que proponemos desde emoCreativos, es  que  el desarrollo del aprendizaje creativo en el niño  necesariamente debe ir acompañado de una  rica educación emocional,  principio al que es necesario comprometer a toda la Comunidad educativa: alumnos, profesores y padres.

Porque si el niño se siente querido y siente que “pertenece” afectivamente a su escuela, si el niño aprende a adquirir confianza en sí mismo: a creer en él y en sus propias capacidades, si aprende a creer también en las capacidades de sus compañeros y a empatizar con los demás, si asimila que el trabajo colaborativo es una de las raíces de un nuevo modelo educativo pues, como afirma Punset: “la inteligencia, sea emocional o de cualquier otro tipo, o o es social o no es inteligente”… si experimenta, pues, esta nueva manera de vivir su proceso de enseñanza-aprendizaje, estará en las mejores condiciones para crecer y desarrollar su talento.

Comparto con vosotros  la experiencia del Colegio Montserrat de Barcelona en el siguiente enlace:

 


Deja un comentario

Re-formular los actuales paradigmas educativos, siguiendo a K.Robinson.

A partir de la reflexión iniciada en una entrada anterior: Encender la llama del talento me gustaría analizar la invitación a  transformar los paradigmas educativos actuales, que Ken Robinson nos propone en el siguiente video interesantísimo:

(pincha en la imagen para ver el vídeo)

Para diagnosticar: “qué nos está pasando”, partimos de que algo no funciona  en la forma de aprendizaje que estamos ofreciendo a nuestros hijos y  alumnos, de que la distancia entre la Escuela y su entorno social va creciendo cada vez más y, por ello, parece  inaplazable elaborar una propuesta nueva, significativa, adecuada y eficaz.  El análisis de Ken Robinson trata de responder a las siguientes cuestiones: ¿por qué nuestros sistemas educativos están “sorprendentemente” estructurados de manera similar en casi todo el mundo, y están concebidos siguiendo un modelo que no es capaz de responder a lo que hoy necesitamos? ¿Por qué continuamos basándonos en unos principios estandarizados, que fueron válidos en otro tiempo y contexto, y en la habilidad académica como único objetivo en la educación?

El enfoque de la solución apunta a un cambio de paradigma para acercar y enseñar a los alumnos a descubrir sus capacidades y talentos naturales, mediante un proceso donde la creatividad es la pieza clave para transformar e innovar en Educación.

¿En qué consiste este cambio de paradigma que propone  Robinson?

El cambio de paradigma educativo se basa en:

UN PROCESO QUE: EL MEDIO PARA CONSEGUIRLO ES:
Re-interpreta nuestra visión de la Inteligencia: pues es diversa, dinámica y única. LA CREATIVIDAD: proceso de tener ideas originales que tiene valor
Re-interpreta el concepto de Capacidad humana y de Talento.

 Por tanto, nuestra nueva función como educadores parte del reconocimiento de que la capacidad creativa es una necesidad para el aprendizaje. Necesitamos pasar de un sistema educativo lineal, estandarizado, basado en la conformidad aprehendida (Modelo Industrial), a un nuevo sistema educativo orgánico, dinámico y que busca, desconociendo de modo preciso el resultado, crear las condiciones para que los alumnos hagan “florecer” sus talentos (Modelo agrícola).

Relacionado con este concepto central que es la creatividad, aparecen otros dos pilares necesarios para responder de modo adecuado a la actual crisis de recursos humanos en la Educación:

El pensamiento divergente,  es la habilidad para interpretar de modo diverso y múltiple las preguntas con las que nos enfrentamos en el aprendizaje. Trabajar en su desarrollo se puede realizar en todas las áreas de conocimiento, no sólo en las artísticas.

La colaboración como fuente de crecimiento,  es importante plantear un modo de aprendizaje donde el alumno no se aísle de los otros y de su entorno natural, sino que sea el trabajo colaborativo una maravillosa oportunidad para crecer emocional y socialmente.  

 Empecemos pues el camino. Enseñar a nuestros hijos a “poner la imaginación a trabajar” es posible.